Login
Forgot Your Password?
logo_kd
Qué medio para qué mensaje
Category:
  Arts      Design      Marketing     Expert Media    
Published:
27/05/2013
textos

La ineludible tarea de replantearnos los proyectos antes de llevarlos adelante.

Sin dudas esta premisa formulada en pregunta se encuentra en el ABC de todo comunicador, o por lo menos así debería ser. Digo esto porque el motivo que me arrastró a esta temática para desarrollarla es ver que a algunos comunicadores esto se les ha olvidado (ya lo dice la frase: “el hábito no hace al monje”), o tal vez sean comunicadores en formación con los cuales vendría bien compartir estas cuestiones. Analicemos un caso ejemplar.

El dueño de una empresa de materiales de la construcción quiere comunicar en la vía pública mediante panfletos o volantes las ofertas que tiene en su negocio para este mes; podríamos decir lisa y llanamente en este caso que quiere hacer publicidad. Para ello se dirige al departamento de comunicación con un croquis hecho con sus propias manos a bolígrafo, donde enlistó todos los productos que desea incluir en la pieza gráfica -digamos que son muchos, cerca de quince-. Deja el croquis en manos del comunicador y le dice: “Estos son los productos a publicar con sus características y precios, agregale unas fotitos, la marca de la empresa, el slogan, los contactos y todo eso”. Claro, entendamos que él es el dueño, no el comunicador, y no tiene por qué saber que toda esa información no cuadra dentro de un sencillo volante. También es probable que si el comunicador le propone cambiar de soporte y pasar a algo más grande y a color como una cartilla, él se lo niegue porque se le elevan mucho los costos. Bien, planteado el problema ¿qué hacer?

¿Depositamos la cuestión en manos del diseñador gráfico para que lo resuelva, o mediamos buscando equiparar “lo que se quiere” con “lo que se puede”? Los invito a que pensemos con analogía de por medio: si a un chef le pedimos que prepare una tarta y le traemos ingredientes de más, el dirá que algunos elementos no se usan para preparar esa comida y que si los agrega cambiará completamente el gusto del plato. En síntesis, el chef seguramente se rehusará realizar la preparación con todos esos ingredientes.

De igual modo el comunicador debe plantarse ante este tipo de solicitudes. Puede buscar hacerle entrar en razón al cliente (en el ejemplo, el jefe de la empresa) para que cambie de idea con respecto al medio escogido, o con respecto a la cantidad de contenidos a incluir. Si no puede persuadirlo, deberá negociar la presencia de cada uno de los elementos, y luego recién enfocarse en la tarea netamente profesional de orquestar a las piezas para que ese producto comunicativo no sea el resultado de un “corte y pega” o, lo que es peor “lo hice tal como lo quería el jefe”.

Como profesionales de la comunicación ¿No debemos hacer respetar nuestros análisis sobre los trabajos? Eso no quita que estemos abiertos a las opiniones y las sepamos aceptar cuando están acertadas. Quizás debemos trabajar más en dejar en claro que no somos meros reproductores simplemente porque conocemos el manejo de las herramientas de trabajo.

Tengamos siempre presente que todo lo que difundamos llevará siempre nuestro nombre impreso de forma indeleble.

¡Hasta la próxima!

up
Images
up
+ Add a Comment


Recently Published Knowledge

Development by dbinario - Designed by miln3