Login
Forgot Your Password?
logo_kd
Formas de afrontar una crisis
Category:
  Open Category    
Published:
14/05/2013
textos video

En esta oportunidad quisiera escribir sobre un hecho que no hace distinción: la crisis.

La crisis mencionada libremente y sin ataduras pierde su fuerza en la generalidad. Puede referirse sin dudas al estado económico, afección que ya no es propia de los países, mal llamados, subdesarrollados o tercermundistas; de Grecia a España el Viejo Continente afronta un escenario pocas veces antes visto.

La crisis también puede caer en las relaciones de pareja, que con el paso del tiempo o la convivencia replantea cientos de interrogantes en sus protagonistas. Pero a la vez, la crisis puede recaer en una inestabilidad emocional que hace replantear nuestra existencia, algo que probablemente se haga presente en algún momento de nuestras vidas. Sin dudas, estas son de las crisis más reconocidas junto a la crisis laboral y aquellas que nos afectan en nuestro bienestar físico, psíquico y social.

La cuestión es que el cimbronazo de reconocer que estamos en crisis es penoso y, por qué no decirlo, doloroso en la mayoría de las veces. Nos suele dejar atónitos y sin respuestas. No obstante, el reconocer una crisis nos trae aparejado una virtud, y es la de reconocer el problema. Es fundamental identificar a las vicisitudes para poder trabajar sobre ellas.

A continuación menciono, según mi forma de ver, algunos tips fundamentales para afrontar una crisis:

  • La peor respuesta a una crisis es la No Respuesta. “Hacer nada” es entregarse al devenir de las circunstancias, que obviamente no serán muy alentadoras si las estamos alimentando con indiferencia.
  • Salir del papel de víctima. Es un momento para adoptar un rol activo y protagónico ya que somos los mentores de nuestro destino.
  • Ser optimista. A menos que nuestra crisis sea exacta y matemática, siempre hay chances de que el resultado positivo se imponga ante el negativo. Apostemos a ello, ya lo dice una vieja frase: “lo último que se pierde es la esperanza”.
  • Y pensar. Siempre actuar con la cabeza en respuesta a los estímulos del corazón y no reaccionar impulsivamente. Es sabido que los impulsos no responden a convenciones sociales y siempre afloran apasionadamente ya que responden a los instintos más insondables. Dejarnos llevar por ellos no nos proporcionará un corolario muy “inteligente”.

Por último, saber que la crisis es un estadio que forma parte de un proceso de cambio y por ende, en algún momento va a terminar para dar paso a un nuevo estado. Debemos saber que en algunas ocasiones su conclusión puede ser favorable y en otras, no; y si nuestro caso en particular es el último ¡A no desesperar!

Ante un mal resultado siempre debemos mirar hacia atrás para ver como reaccionamos para resolver el problema. Si vemos que hemos hecho el esfuerzo de cambiarlo con protagonismo y constancia, caeremos en la cuenta de que aceptaremos el resultado sin tantos reproches, y estaremos más dispuestos a retomar las barajas y repartir de nuevo.

up
Images
up
Comments
Date: 20/05/2013
Martín, muy buen Artículo. Estoy de acuerdo con mucho de lo que planteas, y también con Albert! Felicitaciones!
flag
Date: 21/05/2013
¡Gracias estimado!
flag

Add a Comment
up


Recently Published Knowledge

Development by dbinario - Designed by miln3