Login
Forgot Your Password?
logo_kd
¿Porque corremos ultradistancia?
Category:
  Psychology     Expert Sports    
Published:
25/04/2015
video

 

Asumir que la vida es lineal, con ciertos códigos de conducta, y responder a estímulos con alguna respuesta ya marcada por las buenas costumbres, seguir día a día patrones de comportamiento que aunque nos sequen por dentro, pensamos que son correctos, es, en muchas ocasiones, sacrificar nuestra propia felicidad, por miedo de no tener la fortaleza de luchar contra las barreras que nos encontremos; o pensar que tal vez no vamos a resistir lo suficiente, para que en algún momento encontremos ese punto de empuje que nos aviente para adelante, y nos libere.

Es por eso que a veces pienso que la vida es como un juego de Mario Bros, vas persiguiendo objetivos que se van cumpliendo en base a tu lucha, herramientas, dedicación, valentía, entrega, DECISION … y sólo así podrás pasar al siguiente nivel. O bien, podrías acobardarte y quedarte con lo que no te llena pero es seguro; no te hace totalmente feliz, pero es cómodo, y te alejas de esas emociones que están a la altura de tu caos, para olvidarte de las confusiones aun cuando dentro de ti sabes que podrías salir ganando. Y bien o mal, lo triste, es que vivimos en un mundo donde el patrón es quedarse a la mitad, y no arriesgar.

Pero existen ciertas aristas que definen el tipo de persona que eres, esas situaciones en las que tienes que hacer elecciones que te hacen arriesgar y de alguna forma u otra, sentir que saltas sin tener alguna red abajo que te sostenga. Incluso hay personas que al no tenerlas, las buscan.

Es aquí donde entra la analogía del ultramaratón con la vida. Hay quien dice que eres ultramaratonista a partir de los 80km, o 100km; para mi es a partir de que la carrera se hizo un verdadero drama, y pasas por todo ese desajuste mental, en el que te reconoces débil, frustrado, enojado, feliz, obstinado. El punto en el que la carrera te lleva a esa lucha interna que es una monserga de emociones y sensaciones, el punto en que tu cabeza quiere mirar hacia abajo, pero el alma la empuja hacia arriba. Si, así como muchas veces nos pasa en la vida. Ese match-point en el que, o bajas la guardia por todos esos estupidos miedos, o sacas el valor de luchar por algo que para ti es importante.

He recorrido carreras de diferentes distancias y tiempos, el maratón por ejemplo es una prueba rápida en la que casi todo el tiempo vas impulsando al cuerpo, tu mente concentrada en el paso, en el reloj y en no desmayarte en el camino. El Ironman es prueba dura y al mismo tiempo, (ojo!, para mí, una fiesta), la corrida es amenizada por los espectadores, y durante el recorrido vas variando músculos, así que mental y físicamente no llegas al fastidio. El ultra maratón, se cocina aparte, sobre todo si es en montaña. En mi caso, el punto clave es después del kilometro 100, ahi donde siento que avanzo sin red, y todo depende de las decisiones que tome, de los riesgos, y de si, mi mania de no dejar de empujar pese a lo que pase.

Así que ¿por qué corremos ultradistancia? tal vez porque somos personas que quieren conocerse bien por dentro, enfrentarse a lo más riesgoso, que somos nosotros mismos, aseverar que no somos cobardes, que no huimos, que nos quedamos y enfrentamos lo que se nos venga, aún a sabiendas de que puedes perder o ganar. Corremos ultramaratón porque nuestra esencia nos lleva a arriesgar, a buscar y luchar por nuestra propia felicidad, y muchas de esas veces al final nos damos cuenta de que todo, absolutamente todo, valió la pena. 

La psicología del ultramaraton es aplicable al día a día, es resistir el dolor sin anunciarlo, y además seguir avanzando; es apreciar el tiempo de soledad, disfrutar un paisaje, ser fuerte en los peores momentos, levantar la cara ante lo adverso, porque sabes luchar, y renuncias a la mediocridad. Es drenar un mal momento cambiando el paso, acelerándolo, maniobrar con estrategia y con notable seguridad, es dejar tus miedos en la línea de salida, he ir a lo desconocido porque sabes que el viaje será excepcional.

Mi mayor distancia recorrida hasta ahora sin parar han sido 100 millas, cada una de esas carreras dolió lo que tenía que doler, y mucha gente no entiende el porqué de hacerlas; les digo que aprendí en ellas a resistir, a empujar hasta hartarme, a resignarme a un mal momento; dar todo cuanto tenía en ese momento a pesar del cansancio, apreciar más las cosas sencillas, como una tormenta de nieve, un amanecer, o los diferentes verdes del bosque, la tranquilidad de la noche. 

Aprendí que los momentos más mágicos, muchas veces son casi imposibles de describir, porque tendrían que haber estado ahí. Y que los amigos que haces en la distancia, generalmente son de esos que te gustan como para toda la vida. Pero sobre todas las cosas, aprendí a dejar ir… Es decir, a no retener momentos porque se vienen mejores, a no instalarte en una mala racha, porque más temprano que tarde te repones; a no dar importancia a la gente que intenta detenerte. Dejar de pensar en todo lo que has pasado a través de la distancia, y concentrarte en lo que viene. Aprendí que en la vida eso se traduce en “ligereza”, y por ende en “libertad”.

Imagino que por todo eso corremos ultradistacia, tenemos una sed de descubrir, capturar, absorber, luchar, construir, y crecer. Y sabemos que para nosotros esos son pilares de una vida, de una buena vida que valga la pena tal vez, algún día, no sé, en otra esencia… recordar. 

 

“I’ve noticed something about people who make a difference in the world: They hold the unshakable conviction that individuals are extremely important, that every life matters. They get excited over one smile. They are willing to feed one stomach, educate one mind, and treat one wound. They aren’t determined to revolutionize the world all at once; they’re satisfied with small changes. Over time, though, the small changes add up. Sometimes they even transform cities and nations, and yes, the world.”
—  Beth Clark, Kisses from Katie

up
Comments
Date: 28/04/2015
Hola Cinthia, muchas gracias por este post. Me ha encantado leer de la analogía ultramaratón/vida porque siempre me he preguntado porqué deportistas como tú hacen estas locuras - será porque están locos de verdad? ;) Ahora comprendo mejor la motivación que tenéis. Una pregunta: Este deporte me parece ser muy individual, de hecho se trata mucho de conocerse a sí mismo y a los propios límites, pero también nos cuentas de "amigos que haces en la distancia". ¿Cuándo te los encuentras? ¿En qué situación? Saludos desde Alemania :) Anke
flag

Add a Comment
up


Recently Published Knowledge

Development by dbinario - Designed by miln3