Login
Forgot Your Password?
logo_kd
Ciudades inteligentes, gobiernos inteligentes
Category:
 Expert Innovation     Expert Social Innovation    
Published:
16/12/2013

“¡No les podemos preguntar eso de forma abierta a los ciudadanos! ¡Somos nosotros los que debemos dar respuesta a los ciudadanos!”

“¡Al contrario! Confiar en ellos es una muestra de inteligencia”.

Esta conversación representa dos formas de gobernar bien distintas e indica el camino que han adoptado algunas administraciones locales para dar respuesta a algunos de los problemas de la ciudad.

En Barcelona encontramos un ejemplo reciente. Uno de los principales problemas de los ciudadanos de Barcelona es el acceso a la vivienda. La crisis económica y el elevado desempleo han mermado las posibilidades de acceder, o incluso mantener, la vivienda para numerosas personas. La emancipación de los jóvenes se produce muy tarde debido a la dificultad de encontrar una vivienda asequible (el 50% de los jóvenes de 18 a 34 años viven en casa de sus padres, porcentaje que sube hasta el 90% si consideramos la franja de edad hasta los 25 años).

Otros segmentos de población (familias vulnerables, inmigrantes, personas mayores, etc.) han visto peligrar su vivienda, tal y como demuestra el elevado número de desahucios producidos los últimos años.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Barcelona decidió abrir un proceso de innovación abierta en el que invitaba a todos los ciudadanos de la ciudad a plantear soluciones a este desafío. Este proceso se articuló a través de la web “La Casa de las Ideas”, que recibió más de 3.500 visitantes únicos y prácticamente 100 propuestas que respondían a la pregunta ¿Cuál es tu propuesta para afrontar los retos de la vivienda en Barcelona? Estos resultados demuestran el interés ciudadano en dar respuesta a los problemas de la ciudad.

El proyecto fue gestionado por el equipo de Roots for Sustainability y Enviu, quienes diseñaron un sistema pautado y secuencial estructurado en 4 fases (inspiración, ideación, fase de conceptos y selección final) para estimular la participación y filtrar las mejores propuestas. Como resultado de este proceso, se han escogido 10 proyectos que van a recibir el apoyo y reconocimiento del consistorio.

Entre estos proyectos destacan la creación de un fondo de inversión inmobiliario social, el cloud housing (un nuevo concepto de vivienda  basado en compartir determinados elementos de la vivienda), una plataforma de intercambio que facilita el acceso a la vivienda gracias a su mantenimiento y rehabilitación, la recuperación de espacios industriales en desuso o la creación de módulos habitables industrializados, así como algunas propuestas para mejorar el marco jurídico y legal.

Hay muchos aprendizajes que hemos obtenido de esta experiencia pionera, pero vale la pena resaltar tres:

1.     El jurado debe estar compuesto por personas de reconocido prestigio, así como también por representantes de la sociedad civil.

2.     Es importante involucrar los grupos de interés desde el principio, tanto para informarles del proceso como para que participen en su diseño inicial.

3.     Es necesario combinar el desarrollo de la comunidad virtual, con actos presenciales que refuercen los vínculos entre los participantes de la plataforma web.

El éxito de La Casa de las Ideas ha provocado, por parte del Ayuntamiento de Barcelona, una apuesta clara por la innovación abierta y por reconocer la inteligencia colectiva de los ciudadanos como un activo de la ciudad. Sin duda, todavía falta avanzar para conseguir mecanismos más directos de democracia participativa, pero éste es, sin duda, un buen primer paso.

En América Latina y el Caribe ha mejorado la situación habitacional de la población en los últimos veinte años. A pesar de ello, es preciso, para abordar las necesidades habitacionales en las ciudades,  adoptar un enfoque multidisciplinario debido a la fuerte vinculación del tema de la vivienda con diferentes aspectos de las ciencias sociales, económicas y del entorno. Si bien en muchos países se ha mejorado el sistema de recopilación de datos, el tipo de información recabada todavía está lejos de permitir un análisis comparado y aceptado del fenómeno. Los procesos de innovación abierta, como el aquí expuesto, se orientan en este sentido.

Avanzar hacia ciudades más inteligentes requiere también conceder a los ciudadanos espacios de participación y corresponsabilidad en la gestión de la ciudad. Una ciudad inteligente requiere un gobierno inteligente que reconozca esta realidad.

up
+ Add a Comment


Recently Published Knowledge

Development by dbinario - Designed by miln3