Login
Forgot Your Password?
logo_kd
La música: universo comunicacional
Category:
  Arts      Music     Expert Media    
Published:
03/09/2013
textos

Como todo lenguaje, la música tiene su propio universo discursivo. A él acuden los artistas y los que no también ¿Pues cómo es el uso comunicacional de la música para aquellos que no son músicos?

No es menuda tarea la de repensar cuál es la apropiación de la palabra ajena en esta forma de comunicación compleja. La música está compuesta de elementos comunicacionales sencillos como la palabra, el ritmo y sus notas musicales.

¿Qué podría aportar yo sobre el proceso creativo y su expresión musical por parte de los artistas? Hay profesionales que se han pasado toda su vida estudiando la música como por ejemplo el intelectual alemán Tehodor Adorno. Pero en este caso, me abocaré en pensar sobre otro proceso comunicacional, otros de los tantos que genera la música (recitales, covers, fans clubs y tratamientos curativos, por citar algunos), y es el de la utilización que realizan sus oyentes.

Mayormente, de los cientos de estilos musicales (cada uno de ellos con su manifiesto ideológico) las personas nos identificamos y disfrutamos de una selecta agrupación de géneros. La música que escuchamos sin dudas dice mucho de nosotros, nuestra relación con determinados géneros musicales expone “nuestra forma de ser”, lo que pensamos, valoramos, detestamos, aprendimos; lo que nos entristece, alegra y enorgullece. Podríamos decir que cuando nos disponemos a escuchar una música en particular, armonizamos con ella, con lo que expresa en su melodía, su tiempo y/o su letra.

Esa afiliación que en las personas genera lágrimas, risas o ganas de bailar; suelen ser el medio de comunicación escogido para comunicar un mensaje que nosotros “no podemos decir con palabras”. Dicho de otro modo, la música es uno de los medios predilectos para comunicar los sentimientos más profundos. Al igual que lo hacen los artistas, los oyentes las tomamos para que digan por nosotros aquello que no podemos expresar de otra manera.

Y así, llamamos a las radios y dedicamos temas a determinadas personas, reproducimos una música en particular para celebrar una noticia o acontecimiento, regalamos álbumes, cantamos al oído, y escribimos sus versos en las redes sociales. Escogemos que lo diga otro, o lo decimos nosotros con palabras de un tercero porque esa pieza comunicacional-musical expresa cabalmente aquello que queremos.

No menor es la importancia de la música como herramienta para la socialización. En la adolescencia, una de las etapas más relevantes para la conformación de la personalidad, el compartir los mismos gustos musicales nos permite sentirnos identificados (y “aceptados”), ya que a través de temáticas de conversación y sentidos compartidos podemos experimentar el sentido de pertenencia a un grupo y la identificación con otras personas por fuera de las relaciones familiares.  

Finalizando esta práctica enunciativa, siento que son más las puertas que he abierto, de las que he logrado cerrar. El tema es muy basto y cada idea que relaciona a la música con la comunicación me dispara nuevos planteos. Prefiero concluir aquí ya que volcar todo seria tedioso a la lectura, me conformo con haber planteado la temática y abrir en los pensamientos de mis estimados lectores, la pregunta: ¿Qué comuniqué con la música en las distintas etapas de mi vida?

up
Images
up
+ Add a Comment


Recently Published Knowledge

Development by dbinario - Designed by miln3